Como objetivo de este artículo sirva la frase de Thomas J. Watson: “Cuando una persona o una empresa decide que se ha alcanzado el éxito, se detiene el progreso”. Esta palabra última es la que nos ha permitido alcanzar las cotas más altas como civilización y diferenciarnos de otras especies.

Si bien es cierto que en ocasiones existen bloqueos en la persona o en la empresa, a través de disciplinas como el coaching se puede trabajar para superar estos bloqueos o limitaciones. Esta es, entre otras razones, el motivo por el cual, en la actualidad, el coaching se ha convertido en una de las herramientas de desarrollo de las personas más potente y eficaz que existe en el mercado, su conocimiento por parte de los clientes está avanzando muy rápidamente y cada día se consolida más y más. Aumenta el mercado, el número de empresas y directivos que lo utilizan y, en la misma medida, el número de coaches profesionales, así como su especialización.

Entender este crecimiento no es posible si no se aportan datos para refrendarlo. Pues bien, tomando como referencia dos estudios recientes, uno de ellos realizado por ICF (International Coach Federation) en el año 2012 a través de la empresa Price Whaterhouse y, el otro, realizado por BLC Coaching & Mentoring sobre satisfacción de usuarios de coaching, en la cual se enviaron cuestionarios a 500 clientes (coaches) arrojan conclusiones muy positivas.

Los resultados muestran que para el 93% de los que respondieron a la encuesta, la experiencia fue muy positiva y un 96% repetiría. Asimismo, otros datos relevantes señalan que los colaboradores fueron los que antes y más percibieron los cambios producidos y que un 70% de los encuestados manifestaron que el proceso de coaching había tenido un reflejo positivo en la evaluación del desempeño del coachee.

A la luz de estos datos se puede entender por qué cada vez es mayor el grado de especialización de los coaches para atender a sus clientes. Así, nos encontramos con los conocidos coaches ejecutivos, personal, deportivo, educativo, pero, más recientemente, asistimos a una preparación más exhaustiva que llega al mundo empresarial con la irrupción de un nuevo coach holístico para el mundo de la empresa: el coach de negocios.

El coach de negocios ayuda a desarrollar conocimientos de sus clientes. La habilidad y la motivación simultáneamente son el núcleo de este enfoque único para ayudar a las personas y las empresas a desarrollarse. La mejora sostenible en todas las áreas de negocios requiere que todas las personas involucradas desarrollen los mejores comportamientos diferentes en última instancia.

Un coach de negocios cuenta con todo lo necesario para transferir los conocimientos y las habilidades para las personas, y a través de una relación de coaching profesional y estructura paralela, asegurar que se arraiguen completamente durante un período práctico del tiempo.

La diferencia de este enfoque holístico, el coaching de negocios, es que reconoce el enlace entre las personas y el proceso (las personas crean el proceso y las personas llevan el proceso) y los dirige equitativa y simultáneamente; por ello, este es un proceso único y diferencial del resto de especialidades anteriormente enumeradas.

Cualquier mejora en el rendimiento del proceso debe ser correspondido por una mejora en el rendimiento de las personas para que exista una diferencia duradera. Aquí radica la razón de ser del coaching, este es a la vez el motivo por el cual los coaches son expertos en comportamiento, y como coaches profesionales se encargan de potenciar el conocimiento, así como los mecanismos y las habilidades para entregar a los coachees mejoras permanentes en sus vidas y en sus resultados profesionales.

Por otro lado, un coach de negocios, al trabajar con personas clave, ayuda a maximizar el rendimiento, conocimientos y motivación que permiten que el negocio aproveche el potencial de sus colaboradores.

Finalmente, como se ha puesto de manifiesto en este artículo, la profesión del coaching aplicado a los negocios es relativamente nueva, todos estamos familiarizados con el concepto pero desde escenarios diferentes. En la actualidad, el coach de negocios está adquiriendo tal fuerza que, cada vez, es más común nombrarlo y escuchar a alguien hablar de su experiencia contratando a un Coach.

La última parte, sirve como cierre del porqué los responsables de los negocios hacen uso de estos servicios:

1. Porque es una manera práctica y eficiente de conseguir buenos resultados en los negocios.

2. Porque encuentran nuevas formas para realizar las actividades de trabajo diario, mejorando los procedimientos e implantando una metodología de trabajo adecuada a su organización.

3. Porque obtienen incrementos de la productividad y mejoran la calidad del trabajo realizado.

4. Porque se producen mejoras en las relaciones personales.

Con estas evidencias resulta fácil entender la importancia y de tomar en consideración la contratación de un coach experto en la materia organizacional para la mejora de sus resultados y potenciar todas aquellas áreas que necesiten su evaluación y potenciación. Es aquí donde la herramienta del coaching en negocios adquiere su verdadera razón de ser para alcanzar las metas propuestas.

Si crees que te puede ayudar en algo, no dudes en consultarme.

Aimar Martinez – Coaching de empresas Contáctame

×
Hola

¿Te puedo ayudar en algo?